Bruce Dickinson y su soberbio ultimátum cuando Iron Maiden le quiso fichar: “No voy a ser como el otro”

Pablo Baule

El vocalista de Iron Maiden recuerda cómo, desde un primer momento, demostró su carácter y personalidades

En una nueva entrevista con la BBC (vía Ultimate Guitar), el vocalista de Iron Maiden, Bruce Dickinson, ha recordado el momento en el que se unió al conjunto en 1981, antes de publicar el tercer álbum de la banda, el emblemático ‘The Number of the Beast’ (1982). El cantante, además, le impuso un “ultimátum” a Steve Harris y al mánager de la banda según fue contactado por los ingleses.

Cuando vi a la banda por primera vez, yo estaba en otro grupo, llamado Samson, y estábamos todos de gira en la misma escena, los mismos clubes y cosas así”, recuerda Bruce. “Así que escuché hablar un montón sobre Iron Maiden, aunque no les había visto. Y una noche, aunque era raro, nosotros fuimos cabezas de cartel y ellos abrieron para nosotros en un club de Londres”.

“Así que pensé: ‘Bueno, mejor me quedo atrás y les echo un ojo’. Y pensé: ‘Oh dios mío, ¡son geniales!’. Me recordaban, por la energía y todo, a una de mis bandas favoritas de los ’70, Deep Purple y a grupos así”.

“¡Lo daban todo sobre el escenario! Y recuerdo pensar: ‘Oh, ¡tengo que cantar con ellos! Sé que ya tienen cantante, pero me necesitan. Madre mía, ¡lo que podríamos hacer juntos!’”.

“En cualquier caso, iba a pasar un año y medio antes de que se separaran del cantante con el que estaba, Paul Di’Anno. Obviamente, todos sabíamos de la existencia de los otros. Quiero decir, el batería de Samson se había unido a Iron Maiden el año anterior. Incluso grabamos un disco justo al lado de donde estaba Iron Maiden, que estaban grabando ‘Killers’ en el mismo complejo que nosotros. Así que siempre estábamos de cervezas y charlando, nos conocíamos”.

“Y cuando decidieron dejar marchar a Paul Di’Anno -el anterior cantante- obviamente no querían quedarse sin alguien que cantara, así que se me acercaron después del Reading Festival”, recuerda Dickinson. “Yo había hecho de telonero con Samson. Su mánager estaba en la audiencia, junto a Steve Harris, y ambos nos estaban viendo”.

“Y él dijo: ‘Bueno, ahí va, esto es lo que hay’. Así que me invitaron a su hotel, me senté con ellos y me ofreció la oportunidad de hacer una audición. Y yo estaba como: ‘Oh, okey, está bien’. Tenía 19 años y Maiden ya estaba creciendo para convertirse en una de las bandas más grandes del mundo”:

“Y recuerdo que le dije: ‘Mira, tío, no le demos más vueltas. Estás ofreciéndome la oportunidad de hacer una audición, pero ya sabes que voy a conseguir el trabajo. Así que la pregunta no es si voy a hacer o no la audición, sino si me vais a querer o no cuando consiga el trabajo. No voy a ser como el otro, voy a ser completamente diferente. Voy a tener mis propias normas, mis cosas, voy a hacerlo todo a mi manera. Si no quieres eso, sólo dímelo y me voy’”.

“¿De dónde salió eso? Cuando tienes 20 años, nada te da miedo. Obviamente, al final hice una audición para la banda, fuimos a un local de ensayos y cantamos un puñado de temas de Maiden, y después las canciones que más nos gustaban y que nos sabíamos”.

“¡Y fue genial! Después, en el estudio de grabación, comprobaron que sonaba como ellos pensaban que lo hacía. Y eso fue todo, salí, me dieron la mando, nada de los codos como hoy en día. Y después fuimos a lo que creo que era un concierto de UFO y nos pusimos ciegos en el bar”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

12 de diciembre de 2000

 Se publica el álbum llamado «Temple of Two Suns». Es […]