Amy Lee (Evanescence), sincera sobre el difícil comienzo de su carrera: “Mucha gente quería que fracasara”.

2 minutos de lectura

La cantante de Evanescence afirma que tuvo que esforzarse mucho para ganarse el respeto de la industria

Aunque parezca mentira, hace ya 20 años desde que Evanescence publicó su primer y exitoso álbum, ‘Fallen‘. La banda, gracias a este trabajo, consiguió pasar de ser totalmente desconocida a convertirse en el grupo de moda del momento. Por supuesto, a su cantante, Amy Lee, esto le supuso ganar, prácticamente de la noche a la mañana, toda una legión de fans… aunque, por desgracia, también otra de detractores, que, quizás por misoginia o quizás por cinismo, no la consideraban una cantante seria.

Ahora, en una nueva charla con Metal Hammet (vía Louder Sound), Lee recuerda aquellos primeros años, explicando cómo tuvo que pelear para ser reconocida y respetada en la industria musical.

«Sentía que la gente quería verme fracasar, sobre todo al principio«, explica. «Creo que en parte es porque quieren ver si eres auténtico, y cuando triunfas tan rápido y tienes tanto éxito en poco tiempo, creo que hay algo de naturaleza humana que quiere echar eso por tierra. Estaba a la defensiva, me sentí incomprendida: en la portada del disco tengo cara de zorra, así que obviamente debo de serlo».

En la charla, la cantante también ha explicado cómo todo aquel éxito -incluyendo un Grammy a Mejor Nuevo Artista en 2004- le hizo sentirse terriblemente insegura sobre el lugar del grupo en la industria musical.

«¿Cómo se llama eso? Síndrome del impostor», recuerda. «Definitivamente me sentí como si me hubiera colado por la puerta de atrás y de alguna manera hubiera conseguido entrar a los Grammy. Como diciendo: ‘Se supone que no debería estar aquí, la gente no sabe quiénes somos y esto es una broma’. Creo que en parte se debe a que todo sucedió tan rápido y a que somos tan jóvenes».

El próximo 17 de noviembre, Craf Recordings lanzará una reedición especial de ‘Fallen’ con varios temas extras incluídos. El mes pasado, vio la luz la demo del emblemático “Bring Me To Life” sin el rap de Paul McCoy: «Esa parte, ese sonido, no es mi estilo. Por eso fue una píldora tan difícil de tragar, incluso en una canción. Pero ganamos porque no tuvimos que cambiar todo nuestro sonido».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *