Bob Dylan y The Beatles motivaron a Otis Redding a componer su gran canción… que cumple 56 años.

Un 27 de enero de 1968, «Sittin’ (on th Dock of the Bay) se estrenaba seis semanas después de fallecer Redding

En aquellos finales de los años 60, Otis Redding sentía la necesidad de cambiar la deriva de su carrera musical. Al parecer, Otis empezó a escuchar a Bob Dylan y a The Beatles con la idea de expandir su horizonte musical más allá del rythm and blues y el soul. De hecho,cuando presentó la canción en su sello, Stax Records, su presidente (Jim Stewart) no quedó para impresionado, comentando que no sonaba «nada soul». Pero llegaremos a eso.

Según recuerda el guitarrista Steve Cropper (que participó en la composición de la canción) comentó que Otis tuvo la idea estando en San Francisco (vía americansongwriter): «Había estado en San Francisco (Otis) actuando en el Fillmore. Parece que había alquilado un casa flotante o que paso la tarde en un bote, o algo así. La cosa es que fue ahí donde vio entrar a los barcos en la bahía, y la idea de la canción».

Después de pasar unos días en California, y comenzar a escribir la canción, Otis viajó a Memphis, donde continuó trabajando en la canción juntos a Cropper. Y para cuando tuvieron la canicón lista, y la compartieron conStax Records, quienes la escucharon no quedaron nada impresionados. De hecho, era algo tan alejado del soul y el rythm and blues y, por tanto, de la imagen que hizo tan popular a Otis, que la compañía quedó bastante decepcionada (confusa, quizás sería otro término). Sin embargo, Otis terminó grabando la canción con Stax.

Lo trágico es que unos días después determinar la canción, Otis falleció en un accidente de aviación. Y es que justo después de terminar las sesiones de grabación, Otis volvió a salir a la carretera para actuar en directo. El 10 de diciembre, tanto Otis como otros cinco compañeros de banda tomaron un avión privado que les llevaría a Nashville: unas cuatro millas después del despegue, uno de los motores falló, y el avión terminó estrellándose en el Lago Monoma (Wisconsin).

Sin embargo, la visión de Redding era totalmente acertada: la canción fue la primera que llegó al número uno en Estados Unidos a título póstumo (la segunda sería «Me and Bobby McGee).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *