Corey Taylor (Slipknot) y el lado oscuro de ser estrella del rock: “Sufro dolor constante”.

3 minutos de lectura

Al vocalista de Slipknot le están pasando factura los años de carretera

En una nueva entrevista con Rock Feed (vía Blabbermouth.net), el cantante de Slipknot, Corey Taylor, ha hablado sobre las duras consecuencias de llevar tantos años de gira, volviendo a afirmar que, a sus 50 años, no le queda mucho tiempo para retirarse.

«Ya he dicho que físicamente quizá me queden cinco años, pero al mismo tiempo hago todo lo posible por cuidarme. Ahora tengo muchos kilómetros encima. Es duro para mí. La gente no se da cuenta, pero cuando camino sufro dolor casi constantemente. Son las rodillas, son mis pies. Tengo un dedo roto en este pie. Tengo gota en todo el pie. Se mete en mis articulaciones y esa mierda. Sí, es duro. No soy tan ágil como solía ser. Ya no tengo 35 años. Es duro. Pero hay formas de dar conciertos que no requieren estar tan loco ahora».

«Los viajes no se prestan a estar sano, porque, en ese momento, no es como estar en casa. Tienes todas tus cosas. Estás a merced de lo que pase. Así que vas a comer como una mierda, vas a dormir como una mierda, te vas a sentir como una mierda, y nueve de cada 10 veces, vas a tocar como una mierda. No queremos eso. Así que es duro. Incluso para alguien de mi nivel, no siempre hay un catering, la mejor comida y la mejor gente. A veces es un sándwich empapado a las 12:30 de la mañana, y lo estás mirando, diciendo: ‘Si meto esto en mi cuerpo, voy a vomitar’. La gente no lo entiende. ¿Sabes por qué piensan eso? Es porque eso es todo lo que ven en Instagram, en TikTok, en esto y aquello… estás viendo los anuncios. Ha habido veces que nos hemos bajado del escenario, hemos ido directos al aeropuerto, hemos volado. No dormimos hasta las siete del día siguiente. Y luego estamos todos agotados. Nuestro equipo lo pasa aún peor, porque tienen que entrar, asegurarse de que todo está bien y luego echarse una siesta. Así que no siempre es fácil. Es duro. Es un trabajo jodidamente duro. Incluso a nuestro nivel, es un trabajo duro».

Hace unos meses, Taylor ya habló de una posible jubilación, aunque se mostró abierto a que alguien acabara ocupando su lugar en Slipknot:

“Mientras pueda hacerlo físicamente y haya gente que lo vea, seguiré haciéndolo”, confirma.

«Ahora, si la calidad empieza a fallar, entonces sabré que ha llegado el momento de entregar mi puesto. Y ya he pensado en ello, ya he pensado en que quizá me queden otros cinco años de giras tan físicas como ésta. Intento cuidarme. Hago ejercicio cuando puedo«, prosigue Taylor.

«Los viajes aquí por Europa son agotadores; la comida es horrible; así que es difícil hacerlo. Pero mientras pueda seguir haciéndolo, eso es al menos lo que quiero hacer. Así que, sí, es lo que hay».

Eso sí, en caso de salir de Slipknot, Taylor no piensa dejar a la banda tirada: “Les ayudaría a encontrar a alguien más”.

«Esta banda siempre ha sido más grande que la suma de sus partes. Y fue duro seguir adelante sin Paul Gray. Fue duro seguir adelante cuando tuvimos que separarnos de Joey Jordison», dice.

«Siempre ha sido duro cuando los nueve originales dejan de ser los nueve originales, pero al mismo tiempo, los que estamos aquí es porque nos gusta, y siempre hemos sacado algo de ello».

«Lo he dicho desde el primer día: si no quisiera tocar con Slipknot, no lo haría. Y creo que lo he demostrado. La razón por la que sigo aquí es porque quiero hacerlo. Todavía hay algo en mi corazón y en mi alma que lo necesita. No sé si eso es bueno o malo. Obviamente, la psicoterapia me ayudará con esa mierda. Pero al mismo tiempo, es… es una vez en la vida, tío».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *