Duff McKagan (Guns N’ Roses) sincero sobre el ‘Appetite for Destruction’: así nació «Nightrain».

El bajista de Guns N’ Roses habla sobre el emblemático primer disco de la banda

En una nueva entrevista con el podcast “Broken Records” (vía Blabbermouth.net), el bajista Guns N’ Roses, Duff McKagan, se ha sincerado sobre el emblemático ‘Appetite for Destruction’ de 1987. Hablando sobre la composición y grabación del redondo, Duff ha explicado cuál fue el enfoque de la joven pero orgullosa banda en el momento de su grabación.

“Componer la música y encontrar un productor después son dos cosas distintas”, deja claro Duff para comenzar a exponer su historia.

«Cuando empezamos a buscar productor, ya habíamos terminado de componer las canciones de ‘Appetite’ y teníamos hasta más temas”, explica.

«Conocíamos nuestras canciones lo suficientemente bien como para no querer un productor que se metiera en ellas«, relata. «No queríamos que nadie tocara una nota. ‘No vas a tocar ni una nota’. Queríamos que sonara como sonábamos en nuestros pequeños ensayos, porque sonaba de puta madre. Pero fuimos a… Había gente como ‘Mutt’ Lange que había hecho el ‘Back In Black’ de AC/DC y esas cosas. Ese es un disco genial que suena muy seco. Conseguimos 250 de los grandes para hacer nuestro primer disco, y eso teníamos que pagar… incluyendo un adelanto para que pudiéramos vivir, dejar nuestros trabajos. Pero ya habíamos compuesto las canciones. Muchas veces compusimos con guitarras acústicas, porque era todo lo que teníamos. ‘Nightrain’ se escribió con guitarra acústica».

Uno de los grandes himnos

Una de las canciones más emblemáticas del álbum, con la que Guns N’ Roses ha comenzado conciertos durante décadas, es la genial “Nightrain”, de la que Duff recuerda su historia: «Bebíamos Night Train, una bebida barata. Era – no sé – un dólar 27 centavos la botella. Y íbamos a salir a pegar flyers para promocionar un concierto esa noche, que es algo que hacíamos juntos. Al menos un par de nosotros iríamos. Esta noche íbamos a salir como banda. Íbamos a cubrir toda una zona. Y caminas. Tienes tu cubo y los carteles allí. Y no parábamos de cantar el estribillo de ‘Nightrain’. Porque habíamos compuesto… nos reunimos todos, creo, en el apartamento de Izzy Stradlin, de antemano y se nos ocurrió la génesis de aquello. El caso es que lo estábamos cantando. No teníamos teléfonos ni mierdas para grabar cosas. Así que tenías que recordar lo que habías escrito. Así que muchas veces ibas por ahí cantándolo. Pero llegamos a crear algunas cosas realmente geniales. Recuerdo haber dado con las notas de ‘My Michelle’ de la mimsa forma. Tocamos ese riff durante horas. Y luego tienes que dar con el resto de partes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *