El inesperado artista que se convirtió en cantante de Iron Maiden por una noche: “No dormí en tres días”

3 minutos de lectura

Aunque actualmente milita en otra banda, este cantante fue, por una noche, vocalista de los Maiden

En una nueva entrevista con Talk Louder (vía Blabbermouth.net), el actual cantante de Accept, Mark Tornillo, ha narrado la historia de cómo acabó, por una noche, convirtiéndose en el cantante de Iron Maiden en un concierto en Nueva York hace ya cuatro décadas.

«Mi grupo anterior a Accept, T.T. Quick, teníamos una noche de jueves fija en el L’Amour de Brooklyn. Tocábamos todos los jueves por la noche. Éramos los cabezas de cartel, seiscientas, setecientas personas un jueves por la noche. No estaba mal; era respetable”.

«Glenn Evans estaba en el grupo en aquel momento. El EP aún no había salido. Tuvo que ser en el 83, diría yo. Y uno de los dueños del local, Mike, entra en la parte de atrás, en el camerino, y dice: ‘Hey, los chicos de Iron Maiden están aquí. Quieren saber si os importa que se pasen por el camerino’. Y nos quedamos, como: ‘¿Qué?’ Como si fuéramos a decir ‘no’. Y yo dije: ‘Sí, claro. Diles que vuelvan’. Y, por supuesto, teníamos una fiesta allí atrás. Era 1983. ¿Qué te esperabas? Así que todos vengan, pasaron el rato”.

“Entonces les preguntamos: ‘¿Queréis tocar?’ Y nos dijeron: ‘No, no queremos tocar’. El telonero estaba actuando, no recuerdo quien era. Así que todavía estaban en el camerino. Nos preparamos para salir. Y empezamos. Y debimos haber tocado unas cinco o seis canciones, y mi técnico de guitarra dice: ‘Hey, ven aquí. Ven aquí’. Y yo: ‘¿Qué?’ ‘Quieren subir a tocar’. ‘Diles que vengan y toquen. Me parece bien. Me parece bien. Díselo después de la siguiente canción’. ‘Vale’”.

“Tocamos la siguiente canción y empiezan a subir. Nosotros empezamos a irnos. Voy a presentar a la banda. Y el público sabía que estaban allí. Y el oleaje del público pasó de ‘Aaahhh’ a ‘Ooooaaahhh’. No podías perderte a Dave Murray y a Steve Harris saliendo al escenario . Así que me estoy preparando para presentar a la banda… En realidad, estoy intentando recordar cómo fue. Y tengo una grabación en cassette de esto; mi técnico de sonido, brillante como era, tuvo la previsión de pulsar el botón de ‘grabar’ en un cassette. Creo que me fui antes de presentarlos porque pensé que no necesitaban presentación. Y cuando me iba, Steve Harris me agarró por el hombro y me dijo: ‘¿Adónde vas?’. Le dije: ‘Voy a bajarme a veros tocar’. Y me dijo: ‘Bruce Dickinson, no está aquí, colega. Tú estás cantando’. Y yo: ‘Vale’. Me dice: ¡¿Qué tocamos?’. Y yo: ‘¿Qué tal ‘Wrathchild’?'».

Tornillo no se podía creer el hecho de estar cantando para Maiden. “Se me fue la pinza, tío”, afirma. “No dormí durante tres días. Tenía la adrenalina por las nubes. El público perdió la jodida cabeza. Y entonces, nuestra banda tuvo que terminar el show. Nos quedamos como: ‘Oh dios, ¿cómo superamos esto ahora?’”.

¡Sin duda, fue una noche que Tornillo no olvidará jamás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *