Los Beatles vs Barrio Sésamo: una insólita demanda con un motivo de peso.

Corría el año 1983 cuando Chris Cerf, que producía la música del mítico programa con el que niños de medio mundo crecieron, tuvo una idea fantástica

Sí. Estás leyendo bien. Barrio Sésamo fue demandado por Los Beatles. Y es que tratarse de un programa de televisión para niños no le dejaba exento de cumplir la ley. Pero… ¿qué pasó para que la legendaria banda cargase contra el programa infantil en los tribunales? Te lo contamos a continuación.

Corría el año 1983 cuando Chris Cerf, que producía la música del mítico programa con el que niños de medio mundo crecieron, tuvo una idea fantástica. El productor musical pensó en parodiar la canción “Let It Be” cambiándole un poco la letra y haciéndola llama “Letter Be”. Aunque, esta no fue la única parodia, ya que del programa también surgió “Hey Food”, en clara alusión a “Hey Jude”.

«Recuerdo la primera vez que la oí, estaba sentado en un coche y me volví loco. Hace ya mucho tiempo, pero recuerdo que la primera vez que escuché ‘Hey Jude’ pensé que no solo era increíblemente original, sino que el final sería divertido para reírse de él. Y así las canciones ‘Hey Food’ y ‘Letter B’ como que ocurrieron en Barrio Sésamo al mismo tiempo«, dijo Cerf, en declaraciones para Den of Geek en 2020 (vía Ultimate Classic Rock).

De esta manera comenzó la historia de la canción «Letra B» que decía: «Cuando descubro que no puedo recordar lo que viene después de la A y antes de la C, mi madre siempre susurra ‘Letra B'». El episodio se emitió el 2 de diciembre de 1983 y aún sigue disponible en plataformas como YouTube, como habéis podido comprobar un poco más arriba.

De todas formas, esta no era la primera vez que Cerf tomaba una canción de rock and roll y la adaptaba para el programa infantil. También había hecho anteriormente parodias de Billy Idol con «The Rebel L», de los Rolling Stones con «(I Can’t Get No) Cooperation» y de «Born to Add» interpretada por «Bruce Stringbean and the S. Street Band».

Lamentablemente, pese al humor y a resultar muy educativas («Letra B» y «Hey Food»), ambas canciones provocaron acciones legales por primera y única vez en la historia de las parodias musicales de Barrio Sésamo.

Procedía de Northern Songs, la editorial fundada en 1963 por Dick James, John Lennon, Paul McCartney y Brian Epstein. «Les preocupaba que, si podíamos hacer lo que hicimos en Sésamo, los anunciantes pudieran utilizar canciones parecidas a las de los Beatles sin pagar por ellas. Esa fue la principal razón por la que fueron a por nosotros», explicó Cerf.

La demanda que fue presentada fue por valor de 5,5 millones de dólares contra el grupo sin ánimo de lucro Children’s Television Workshop, la empresa responsable de la producción de Barrio Sésamo. Aunque no tendría el resultado esperado, ya que fue desestimada porque, como canción paródica, «Letra B» entraba dentro del uso justo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *