Los inicios de Megadeth: cómo los ángeles caídos dieron con el nombre que todos conocemos.

3 minutos de lectura

Megadeth no siempre se llamó así desde sus inicios, pero hubo una sugerencia que cambió la banda de Dave Mustaine para siempre

El trash metal ha estado siempre bien representado por las cuatro grandes bandas con más popularidad del género: Metallica, Anthrax, Slayer y Megadeth. Todas ellas cuentan con nombres muy impactantes, cuyas historias de cómo llegaron a convertirse en una realidad no dejan de ser interesantes. En RockFM te contamos cómo surgió la denominación de la última de las cuatro mencionadas.

En 1983, Dave Mustaine decidió formar su propio grupo tras ser expulsado de Metallica. Quiso montar su proyecto en Los Ángeles, donde vivía en aquel momento. Dos de sus primeros miembros fueron David Ellefson y Greg Handevidt, que eran vecinos del guitarrista y compositor. En un primer momento, esta banda se llamaba Fallen Angels, pero este nombre no duró mucho tiempo.

Los primeros pasos de este grupo fueron un tanto inciertos. Como señala Loudwire, el cambio en la denominación llegó de una forma un tanto inesperada, ya que parecía que Fallen Angels no convencía, así como la propia estructura de la formación, en la que ni siquiera Mustaine estaba seguro de qué papel iba a desempeñar.

Al principio, era muy escéptico sobre mis propias habilidades para cantar, así que llamamos a un vocalista llamado Lawrence ‘Lor’ Kane. Lor no estuvo mucho tiempo con nosotros, pero dar créditos es un deber: fue él quien sugirió Megadeth como el nombre definitivo para la banda”, afirmó Dave en ‘Mustaine: A Heavy Memoir’.

No es que el cantante diese con ese término por inspiración divina. Lo pensó basándose en una propia creación de Mustaine: “Pasó cuando estábamos conduciendo una noche, hablando sobre encontrar el apodo exacto y adecuado. Lor sabía que yo había escrito una canción titulada “Megadeth”, y pensó que también podría funcionar como el nombre de la banda. Estaba en lo cierto, así que muchas gracias, Lor”.

Pero, ¿de dónde viene la palabra Megadeth? Porque está claro que no es un término que existiera antes, ni nada que se refiera a algo concreto. No obstante, sí que tiene sus raíces en una expresión en inglés, ‘Megadeath’. Según el diccionario Merriam-Webster, significa “un millón de muertes”, y se utiliza “como unidad de referencia a la guerra nuclear”.

En una sección de preguntas y respuestas dentro de la página web del grupo se explica cómo Mustaine cruzó sus caminos con este término: “Después de que fuera expulsado de Metallica, Dave se embarcó en un viaje de cuatro días en autobús a través de la bahía y se encontraba escribiendo algunas letras en el reverso de un panfleto para pasar el tiempo. Este folleto era del senador californiano Alan Cranston y trataba sobre un debate político acerca de los peligros del armamento nuclear. ‘No podemos deshacernos del arsenal de la megamuerte (megadeath), independientemente de los tratados de paz’, decía una de sus citas”.

Aquí fue cuando Mustaine dio con esa palabra, que posteriormente derivó en Megadeth. La frase al completo también influyó en la letra de “Set the World Afire”, pero lo que más nos interesa en estas líneas es el propio nombre de la banda. Aunque Lor Kane fue quien dio la sugerencia, era Dave quien había bautizado a su nuevo grupo sin saberlo. El resto es historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *