Mikkey Dee vuelve a tocar clásicos de Motörhead en Noruega: así han sonado.

El que fuera batería de Motörhead sigue honrando el legado de la banda a través de sus canciones

El ex-batería de Motörhead, Mikkey Dee, tocó, el pasado 28 de octubre, varios temas clásicos de la banda en el Milepelen Kulturhus en Nord-Odal, Noruega. Sobre el escenario junto a él estaban los miembros de The Drippers, Viktor Skatt al bajo y la voz y Stig William Rickard a la guitarra. Puedes ver varios vídeos más abajo.

Motörhead no volverá

El mes pasado, en una entrevista con Chaoszine (vía NME), Dee repitió que ni se plantea buscar un nuevo cantante y bajista que sustituya al difunto Lemmy Killmister, fallecido en 2015: “Ya lo dije: ‘Nunca jamás volveremos a juntarnos y a sustituir a Lemmy. Eso es imposible’«, recalcó Mikkey, que, eso sí, nunca ha descartado que los temas del grupo sigan sonando en futuros directos.

«Pero nunca seré parte de tratar volver a juntar a Motörhead como una banda que sale por ahí de nuevo con algún otro maldito idiota que se supone que debe sustituir a Lemmy. Eso es todo lo que dije«, añadió. «Pero hacer el proyecto Mikkey Dee with Friends es fantástico. Y, por supuesto, nos gustaría planear algo más grande que esto en el futuro, con suerte».

Lo que también podría pasar es que los dos miembros supervivientes de Motörhead, Phil Cambell y Dee, pudieran volver a hacer sonar, bajo un nombre distinto, los clásicos más conocidos de la banda: “Quiero decir, ambos compusimos muy buena música juntos, pero él está con sus chicos en su proyecto en solitario y yo estoy completamente comprometido con Scorpions. Estamos saliendo mucho de gira. Ahora mismo no, obviamente, pero con la banda estamos todo el rato en la carretera. Así que no digo que no, porque siempre hay posibilidades”.

Cambpell y Dee depositaron parte de las cenizas de Lemmy en un bar que lleva su nombre en la localidad de Wacken, en Alemania, así como otra parte en el barro del festival que se celebra en el lugar.

Otra parte de los restos mortales de Lemmy se utilizó para crear tinta para tatuajes que se hicieron el tour mánager y la asistente de producción de la banda. Por último, otra parte de las cenizas del artista fue depositada en balas que fueron enviadas a un grupo selecto de amigos y seres queridos del mismo.

Lemmy murió en diciembre de 2015 a los 70 años, dos días después de ser diagnosticado de cáncer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *