Nirvana y su bautizo musical con Sub Pop Records: así nació un fenómeno que cambió el mundo.

Este 1 de enero se cumplen 34 años de la firma de Nirvan por Sub Pop Records, un contrato que marcaría los inicios de la banda

Nirvana, nacidos como otros tantos a mediados/finales de los años ochenta en Seattle, concretamente en 1987, contaba en sus filas con Kurt Cobain (voz, guitarra), Krist Novoselic (bajo) y Chad Channing (batería) en el momento en el que se empezó a trabajar en ‘Nevermind’, un disco que, a la postre, acabaría cambiando para siempre las reglas del juego, causando un ingente impacto cultural. Para cuando lo publicaran, cientos de cosas también cambiarían para la propia banda. Pero antes de esta explosión, del fervor provocado por ese histórico disco, la banda tuvo un bautizo musical más humilde. Unos comienzos que vamos a repasar en el día de hoy.

NIRVANA Y SUB POP

Sin embargo, antes de que eso sucediese, la banda tuvo una corta andadura con una discográfica independiente. Hablamos de Sub Pop Records, con la que firmaron un contrato de un año tal día como hoy en 1989. 34 años hacen ya de esa firma que supuso el «bautizo» musical de la banda con la que lanzarían su primer álbum: ‘Bleach’.

Eso sí, la relación no duraría mucho. Después de editar este primer disco con Sub Pop, Cobain empezó a hartarse de la discográfica, que pasaba por un mal momento económico y que no fuera capaz de poner dinero para grabar su segundo disco. De hecho, en un principio, Nirvana empezó a grabar el disco con Channing a la batería y en Sub Pop.

Uno de los fundadores del sello discográfico, Bruce Pavitt, sugirió a la banda que contactara con Butch Vig (posteriormente batería de Garbage). Las sesiones de grabación empezaron en abril de 1990 en Smart Studios, en Madison, Wisconsin, propiedad de Vig. Las melodías fueron prácticamente completadas durante las sesiones, pero Cobain aún estaba escribiendo las letras y la banda no sabía qué canciones quería para el disco.

Ocho canciones fueron grabadas, y como era y sería costumbre, con títulos que serían cambiados a posteriori: «Immodium [publicada en “With The Lights Out» (Breed)], «Dive» (cara b de «Sliver»), «In Bloom» (del que se llegaría a grabar un videoclip con Sub Pop, incluido en «With The Lights Out», con Chad Channing a la batería), «Pay To Play» (demo de «Stay Away», publicada en “DGC Rarities Vol. 1”), «Sappy» (publicada en “No Alternative”), «Lithium», «Here She Comes Now» (Publicada en ‘Heaven & Hell: A Tribute To The Velvet Underground Volume One’) y «Polly».

Entonces, Channing dejó el grupo y sería reemplazado por Dave Grohl, proveniente Scream. Después de grabar esta demo indicaron a Vig que volverían más adelante para seguir grabando y el productor no tuvo más noticias de ellos. Mientras tanto, Cobain usó la demo para buscar otra discográfica, en vista de los problemas económicos de Sub Pop. Aconsejado por Kim Gordon, de Sonic Youth, ficharon por DGC, una discografía subsidiaria de Geffen Records.

EL NACIMIENTO DE ‘NEVERMIND’

Después de discutir con la discográfica, les dieron un presupuesto de 65.000 dólares. El grupo entonces se fue a Sound City Studios, y re-grabaron el disco en abril y mayo de 1991, con un mes de retraso frente a las fechas de grabación pactadas. Cobain aún quería trabajar al lado de Vig, pero después de grabar y mezclar el álbum, y tras muchos problemas con éste, decidió que no quería su mezcla, llamada «Devonshire Mixes», aunque le propusieron trabajar como ingeniero de sonido y co-productor.

El productor pasó a ser Andy Wallace, y que fue propuesto por la discográfica. Una vez terminado la grabación y la mezcla, se dispusieron a discutir cómo sería la portada. En un principio sería la fotografía del mono que aparece en el libreto, pero al final decidieron hacer una foto en una piscina de un bebé desnudo. El fotógrafo, Kirk Weddle, se puso en contacto con un conocido suyo con el que había trabajado anteriormente, para pedirle hacerle fotos a su hijo, Spencer.

Una vez realizadas las pruebas, se hizo la foto con Elden, pero la fotografía se modificó posteriormente, poniendo el suelo de la piscina azul y añadiendo el anzuelo con el billete de dólar. Cobain se comprometió a volver a ver a Elden cuando fuera adolescente y venderle los derechos de la foto. Ambas promesas nunca llegarían a cumplirse. Esta foto ha acompañado desde entonces a Elden, que a los quince años dijo «creo que soy la mayor estrella porno del mundo» y, hace poco, acabó demandando a la banda.

A continuación, se hizo una sesión de fotos con el grupo. DGC había calculado que el álbum vendería alrededor de cien mil copias, teniendo en cuenta que era un disco de una banda poco conocida de grunge, pero la realidad acabó asustando al propio Cobain y dejando atónitos a los directivos de la discográfica, porque al lanzar el primer single, «Smells Like Teen Spirit», la gente lo pedía por la radio constantemente y el vídeo se ponía una y otra vez por la MTV.

A inicios de 1992 se vendían trescientas mil copias del disco por semana y pronto desbancó en el número 1 del Billboard al disco ‘Dangerous’ de Michael Jackson. Se calcula que a fecha de hoy se han vendido más de treinta millones de copias. A «Smells….» le siguieron los singles «Come As You Are», «Lithium» e «In Bloom».

Como conclusión, podríamos decir que este disco marcó un antes y un después en la industria musical, sacando a la luz la música alternativa y a los sellos independientes, que se sirvieron del éxito del disco para mejorar sus carreras. Un disco imprescindible para entender la deriva musical de finales de los años ochenta y el principio de los años noventa.

Poco después, en el año 1993, Nirvana intentaría alejarse del sonido de este disco, que había dejado unas ganancias asombrosas y un legado que perdura aún hoy, con ‘In Utero’, que marcaba la idea de cómo hubiera sido la evolución a largo plazo del sonido de Nirvana si Kurt Cobain no hubiera decidido suicidarse el 5 de abril de 1994 a los veintisiete años, entrando en el «Club de los 27». Pero eso ya es otra historia, y el oyente debe quedarse con las melodías pop, guitarras distorsionadas, letras extrañas y la potente voz de Kurt Cobain, en la que sin duda es su obra maestra como músico, cantante y compositor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *