Ozzy Osbourne pudo ser el décimo miembro de Slipknot: “Fue como conocer a Superman”.

2 minutos de lectura

Corey Taylor afirma que Ozzy se ofreció, medio broma medio en serio, a entrar en la banda

Corey Taylor, cantante de Slipknot, ha desvelado que Ozzy Osbourne estuvo a punto de ser el décimo miembro del grupo a finales del siglo pasado. (vía Louder Sound)

En una entrevista para la revista Classic Rock, Taylor, que está promocionando su nuevo disco ‘CMF2‘, ha recordado que el que fuera cantante de Black Sabbath se llegó a ofrecer para entrar a formar parte de la banda de Iowa cuando tocaron en el Ozzfest de 1999.

«La razón por la que Slipknot entró en el Ozzfest fue porque éramos la banda favorita de Jack, el hijo de Ozzy», afirma Corey. «Sharon nos dio un poco más de libertad por eso. Hicimos algunas locuras, pero ella decía: ‘Está bien, es Slipknot'».

En aquel evento, de hecho, Corey y Ozzy se llegaron a conocer por primera vez: «Estaba sentado en una mesa con Jack, Kelly y Sharon. De repente, Ozzy se acerca saltando: ‘Sharon, ¿puedes ayudarme con mis pendientes?’. Y Sharon dice: ‘Ozzy, este es uno de los miembros de Slipknot, es Corey, es el cantante’”.

«Me mira y dice: ‘¿Sois los tíos con nueve miembros? Quiero ser el número diez!’ Yo le dije: ‘Tío, eres Ozzy, ¡lo que quieras!’ Fue como conocer a Superman».

En la charla, Taylor también habla sobre algunos de sus ídolos del rock a los que pudo conocer, tales como Lemmy (Motörhead), Dimebag Darell (Pantera), Rick Nielsen (Cheap Trick) o los cuatro miembros de Metallica.

«Los he conocido en muchas fases de su carrera«, dice de estos últimos. «La primera vez fue cuando actuaron como cabezas de cartel por delante de Slipknot en un concierto a principios de la década de los 2000. James Hetfield y Jason Newsted nos invitaron a su camerino para pasar el rato, y estábamos tan asombrados de ellos que lo único que podíamos hacer era asaltar su comida y bebida. Éramos como ratas callejeras de Dickens, nos bebíamos toda su cerveza y nos llenábamos los bolsillos. Aquellos tipos nos miraban, ponían los ojos en blanco y se reían”.

«Cuando quedamos la siguiente vez, James estaba sobrio. Yo también había comenzado a estar sobrio, y me dijo: ‘Si alguna vez necesitas hablar, si alguna vez necesitas algo, llámame’. Es un tipo amable”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *