“Podría pagar unos miles de dólares para que te quiten de en medio” la amenaza de Kurt Cobain a dos escritoras

3 minutos de lectura

En 1992 dos escritoras británicas se lanzaron a escribir un libro sobre Nirvana, causando el enfado de Kurt Cobain y Courtney Love

Las escritoras británicas Victoria Clarke y Britt Collins se lanzaron, a principios de los 90, a escribir un libro sobre la banda Nirvana, que se encontraba en su momento álgido. Sin embargo, “Flower Sniffin’, Kitty Pettin’, Baby Kissin’ Corporate Rock Whores” nunca llegó al público, y su creación tuvo detrás una complicada historia, en la que Kurt Cobain y Courtney Love impidieron el trabajo de las escritoras mediante amenazas.

Las británicas tuvieron el beneplácito de la banda al principio. Ambas consiguieron la aprobación del proyecto por parte del equipo de Nirvana, que no solo les permitieron hacerlo, sino que les dieron mucha ayuda a modo de los contactos más cercanos, permitiendo incluso ir de gira con el grupo a Victoria Clarke durante el tour europeo de 1992.

En un principio, todo fue según lo esperado, pero esta tendencia no tardó en cambiar. Clarke fue expulsada de la gira tras pedir una entrevista a Courtney Love, algo que enfadó mucho a Kurt Cobain. La investigación de las escritoras continuó de una manera que no gustó nada al cantante. Estas entrevistaron a exnovios de Courtney Love y a Lynn Hirschberg, periodista de Vanity Fair que había publicado un artículo sugiriendo que la cantante de Hole había consumido heroína durante su embarazo. Kurt y Courtney se lo tomaron como un acto de guerra, ya que el artículo había podido causar que les quitasen a su hija Frances Bean Cobain, algo que no terminó pasando.

La pareja de artistas decidió atacar y presionar a las escritoras, temiendo que el libro resultase muy difamatorio para ellos. De esta manera, comenzaron a dejar mensajes amenazantes en el contestador de Clarke. El primero lo dejó Courtney Love, sirviendo como precedente de todo lo que sufrirán posteriormente estas escritoras: “Usaremos todos los dólares que tenemos y todo nuestro poder para joderos”.

La siguiente noche, el emisor fue Kurt Cobain. En esta hilera de mensajes, es extraño oír hablar de esta manera una voz que hemos escuchado tantas veces. «Tengo muchas cosas que deciros, parásitos de mierda», dijo en el primer mensaje. «Si sale algo en este libro que haga daño a mi mujer, os haré daño, joder. No me importa si es un mensaje grabado, estoy al límite de mi paciencia…Supongo que podría pagar unos miles de dólares para que te quitasen de en medio, pero tal vez lo intente por la vía legal primero».

El siguiente mensaje decía: «En este punto probablemente sepas que me importa un carajo si tienes esto grabado, o si lo usas en un tribunal…». El resto de la grabación es Kurt Cobain pidiendo desesperadamente que le cojan el teléfono.

Finalmente, estas amenazas no fueron las causantes de que el libro no se publicara. El equipo legal de Nirvana denunció a Vitoria Clarke y Britt Collins, impidiendo la publicación. Estas amenazas vinieron de un Kurt Cobain en sus peores momentos, con una tendencia hacia abajo que continuó hasta su muerte en 1994.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *