Sale a subasta un quad que perteneció a Ozzy Osbourne: este es el precio inicial.

3 minutos de lectura

El Suzuki Quad Runner 250, que el Príncipe de las Tinieblas compró en 1994, sale a la venta este mes

En el mercado de las subastas siempre aparecen objetos con historias muy peculiares detrás. Algunos con siglos de antigüedad, otros extravagantes por su forma o utilidad, también muchos que pertenecieron a personalidades importantes en épocas pasadas. Este es el caso de un vehículo que estará en venta el próximo 19 de agosto.

Se trata de una Suzuki Quad Runner 250 que compró Ozzy Osbourne en 1994. Este cuatriciclo tiene otra pareja idéntica, pero el ex-vocalista de Black Sabbath solo compró uno de los dos. Ahora, según indica The Irish News, el vehículo estará en venta con un precio inicial de entre 3.000 y 5.000 libras.

El quad perteneció al Príncipe de las Tinieblas en la década de los noventa, pero luego cambió de propiedad. Pasados los años, volvió a cambiar de manos y fue un coleccionista de North Yorkshire quien lo compró. Es esta misma persona quien la pone ahora en subasta, alegando, aunque la ha conducido, “con su historia, probablemente valga la pena sentarse y meterse en la parte trasera del cobertizo y usar otra cosa”.

Hasta la fecha, el cuatriciclo ha hecho 1694 millas, unos 2726 kilómetros, según indicó la casa de subastas Cheffins Harrogate Vintage Sale, localizada en Cambridge. Su vendedor también aseguró que siempre “prueba y compra cosas que son un poco extravagantes y tienen algo de historia”, pero, por los motivos que sean, ahora quiere vender el vehículo al mejor postor.

Su pasado con los quads

No es ningún secreto la afición que tenía Ozzy Osbourne por los quads. De hecho, tuvo otro modelo en su posesión, una Yamaha Banshee de 350cc, que tiene a sus espaldas una trágica historia. Fue el cuatriciclo con el que el vocalista tuvo un accidente mortal en 2003.

En aquel suceso, el músico se rompió una vértebra del cuello, la clavícula y seis costillas. Durante los instantes posteriores al golpe, Osbourne no respiraba, pero afortunadamente pudo ser reanimado y trasladado al hospital, donde estuvo ocho días en coma.

Las secuelas de aquel accidente han perseguido al antiguo miembro de Black Sabbath durante dos décadas, impidiéndole estar al máximo de sus capacidades y apartándole más de la cuenta de los escenarios. Además, una caída que sufrió en su propia casa en 2019 hizo que se agravaran algunas lesiones que mantenía desde 2003.

El estado de salud de Ozzy Osbourne no ha vuelto a ser el mismo. De hecho, trató de volver a tocar este año en el festival Power Trip, pero finalmente tuvo que cancelar su actuación. Sin embargo, esto no implica que el Príncipe de las Tinieblas no haya dado ningún concierto en los últimos años.

En agosto de 2022 apareció en los Juegos de la Commonwealth de Birmingham, su ciudad natal. También actuó en el descanso del partido inaugural de la pasada temporada de la NFL. Estos eventos confirman que, cuando la salud se lo permite, Osbourne vuelve a hacer lo que más le gusta. Solo queda esperar que el músico pueda recuperarse para verlo de nuevo sobre un escenario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *