Scorpions pidieron a Mikkey Dee que les siguiera en secreto cuando aún tocaban con James Kottak

El batería habría visto conciertos escondido y ensayado clandestinamente con la banda alemana

En una nueva entrevista con Metal Rules, Mikkey Dee, batería de Scorpions desde 2016, ha explicado cómo fue su odisea hasta acabar formando parte de la banda alemana, desvelando que tuvo que hacer varias cosas a espaldas del ex-componente de la formación James Kottak. (vía Blabbermouth.net)

«Al principio me llamaron para sustituir a James Kottak. Empezaron a cansarse de sus problemas. Así que me dijeron: ‘Mira, no sabemos si podrías ser suplente en algunas partes de la gira europea’. Les dije: ‘Sí. No hay problema’. Pero mientras tanto, yo tenía que seguir en secreto a la banda en Alemania. Además, estuvimos ensayando un par de veces, también en secreto. Y estoy seguro de que querían verme allí, por supuesto. Nunca sabes cómo van a ir las cosas con la parte social o la parte musical, pero les encanté inmediatamente. Y mi idea era mostrarles lo que no les puede faltar, básicamente”.

«James es un gran batería«, continuó Mikkey. «Lo hizo fantásticamente con Scorpions. Tuvo algunos problemas de salud con los que tuvo que lidiar. Nunca voy, y nunca lo he hecho, a hablar mal de él de ninguna manera, pero lo que quería en ese momento era enseñarles lo que puedo hacer y que no podían prescindir de mí”.

“Les dije que les iba a hacer un Motörhead. ‘Lo quiero más duro y más pesado, y voy a mostrarles qué tipo de batería soy. Voy a poner mucha más energía en lo que hacemos, y espero que eso se contagie a toda la banda y podamos llevarlo a otro nivel. Y podré inspiraros y vosotros me inspiraréis a mí también, por supuesto’”.

“Porque tocar prácticamente lo mismo durante 25 años es mucho. Así que fue un gran reto para mí, por supuesto. Y cuando eso funciona de la manera en la que lo hizo, es bueno. No tenían prejuicios. Yo tampoco. Nos conocíamos de antes. Nos llevamos muy bien. Y ahora íbamos a tocar muy bien juntos. Pero por supuesto, nunca, nunca, nunca se sabe. Podría haber sido un idiota con ellos, saliendo como un completo imbécil. Y ellos hubieran dicho: ‘Mierda. No te recordábamos así’. Yo podría pensar: ‘Santo cielo. Estos tipos son unos malditos idiotas. No puedo lidiar con esto’. Pero no fue el caso. Y por supuesto, nos llevamos muy bien, y todavía lo hacemos. Y nos lo pasamos genial en la carretera y en el estudio. Así que salió ganando todo el mundo».

Pero, como todo el mundo, nos quedamos con la duda de a qué se refiere Dee con eso de “seguir en secreto” a Scorpions mientras Kottak aún tocaba con la banda.

“Vi todos los conciertos porque tenía que sentarme y aprenderme el reperotorio«, explicó Dee. «Me sentaba a escondidas en la arena. Normalmente, la parte en la que yo estaba la tienen bloqueada. Si trazas una línea en el lado corto de un estadio, del escenario y luego hacia atrás, esa zona nunca está abierta al público. Tuve que sentarme muy, muy lejos, con auriculares, para poder oír lo que pasaba”.

“Y James sabía que había un batería actuando como posible sustituto, pero no sabía quién era. Y tocó genial. Es decir, se puso en forma y tocó bien. Y luego volví a casa a Suecia. Me llamaron justo después de la gira europea y me dijeron: ‘Mira, ¿puedes terminar el año con nosotros?’ Y yo contesté: ‘Por supuesto. Porque no estoy haciendo nada’. Y en ese momento me di cuenta de que James no iba a volver, porque ya habíamos hecho algunos ensayos y les mostré más o menos de lo que no podían prescindir; tenía esperanzas. Pero lo hizo muy bien con ellos, y luego, obviamente, se perdió un poco. No puedes vivir la vida de los demás, por supuesto. No estaba allí para arrebatarle el puesto en los Scorpions, pero tenían que hacer algo, y eso es lo que eligieron hacer. Y ahí estaba yo».

No te olvides

Escucha Fm Rockola en directo a través de la radio, desde FM Rockola Mixed Music, de nuestra app en Android y iOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *