Scorpions reaccionan a la muerte de James Kottak, su ex-batería: “Hermano de otra madre”.

La banda alemana fue la casa de Kottak durante más de 20 años

Scorpions han reaccionado a la muerte del que fuera su batería, James Kottak, que ha fallecido a los 61 años. La banda alemana ha afirmado que el artista era “un ser humano maravilloso” y “un amoroso padre de familia”.

El comunicado de Scorpions rezaba lo siguiente: «Una noticia muy triste… nuestro querido amigo y batería durante 20 años James Kottak ha fallecido a la edad de 61 años”.

«James era un ser humano maravilloso, un gran músico y un cariñoso padre de familia. Era nuestro ‘hermano de otra madre’ y le echaremos mucho de menos”.

«Rock’n Roll para siempre”,

Su despido de Scorpions

En una entrevista de abril con el medio canadiense The Metal Voice, Kottak habló sobre la revelación de Mikkey Dee de que ensayó «en secreto» con la banda mientras Kottak aún era miembro de Scorpions en 2016. Cuando se le preguntó si era consciente de que Mikkey estaba esperando para reemplazarlo en los meses previos a su partida, Kottak dijo: «Sinceramente, no. Pero si van a sustituirme, que sea alguien muy bueno. (vía Blabbermouth.net)

«Estaba en la isla de Antigua (en el centro de tratamiento de alcoholismo y drogadicción Eric Clapton’s Crossroads), y hablaba con los chicos una vez a la semana más o menos. Pero nunca tuve ningún indicio de que algo fuera a cambiar. Tan solo había, como, tal vez 10 shows. Así que contrataron a un chico de Grecia para que les sustituyera (en un par de fechas). Todo parecía ir bien. Y luego volví a Los Ángeles en julio. Y no hablamos de separarnos hasta noviembre o algo así. Me sorprendió mucho».

Una despedida agridulce para Kottak

Lo cierto es que parece ser que la banda «no querían arriesgarse a tener problemas». Su despido fue algo que «por supuesto le dolió» sgún contaba en la entrevista y le «cogió despevenido». Sin embargo, nunca se enfadó al respecto, son cosas que pasan. Fueron muchas idas y venidas con el alcohol que condicionaron su permanencia en la banda, y acabó acudiendo a un centro de rehabilitación en la isla de Antigua: «Pasé 92 días en rehabilitación en el centro de Eric Clapton. Se suponía que sólo tenía que estar allí 30 días».

A pesar de esta época difícil, el batería asegura que sigue manteniendo buena relación con el resto de miembros de Scorpions: «Matthias y yo nos mandamos e-mails, y Klaus y yo nos mandamos e-mails regularmente, como una vez cada pocas semanas». En cuanto a la manera en la que se fue de la banda al músico le hubiera gustado que fura diferente, pero así sucedió. Hace cuatro años y medio, Jabs dijo que él y sus compañeros de banda «tuvieron que tomar» la decisión de despedir a Kottak, explicando que dieron al batería «todas las oportunidades» para mejorar. «Llegamos a un punto -o él llegó a un punto- en el que no merecía la pena», dijo Jabs.

Kottak ha pasado gran parte de los últimos cinco años de gira con una versión renovada de Kingdom Come, en la que también participan los guitarristas Danny Stag y Rick Steier, y el bajista Johnny B. Frank, junto con el cantante Keith St. El líder original Lenny Wolf declinó participar en la reunión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *